Mi Viejo



Te veo postrado en cama.

Conectado a varios tubos, los cuales aun te mantienen con vida

Tienes una sonda para alimentar, otra para respirar y otra para orinar

Tu esencia se esta desvaneciendo. Y tu alma se está apagando

 

Recuerdo cuando eras jovial, alegre, simpático, serio, y demás características

Recuerdo que siempre nos instruiste y nos guiaste por el camino del bien

Nunca nos abandonaste, siempre estuviste con nosotros.

Tu fuiste, eres y serás mi pilar, mi fortaleza a donde acudir siempre

 

Desde niños, siempre nos dijiste que nosotros estábamos destinados a ser especiales

Siempre confiaste en nosotros, a pesar de varios problemas que tuvimos

Siempre estuviste con nosotros a pesar de todos los contratiempos que tuvimos

Siempre pensaste en nosotros a pesar de la distancia y las vicisitudes.

 

Nos guiaste por el sendero del buen caminar

Nos orientaste y nos libraste de la oscuridad, cuando perdido me encontraba

Supiste guiarme, a pesar de mi negativa, de mi pesimismo y de los problemas suscitados

Me tendiste la mano, cuando sentía que ya no podía seguir, por situaciones vividas

 

Me enseñaste que el perseverar, es del fuerte a pesar de las caídas vividas

Me enseñaste a vivir cada minuto de mi vida, como si fuere el ultimo

Me enseñaste a dominar mi carácter por mal que fuera

Me enseñaste a caminar en caminos tortuosos, empedrados, empinados, entre otros

 

Me enseñaste que la vida no es color rosa, pero depende con que ojos se vea

Me enseñaste que la vida, siempre habrá problemas, pero lo importante es solucionarlo

Me enseñaste que la vida sin problemas, es aburrida

Me enseñaste que la vida, sin ti, sería triste, porque mi alma se va contigo.

 

Cuando era grande, siempre me cuidaste, a pesar de mi mal proceder

Me enseñaste gratitud, a pesar de no apreciar el valor de las cosas

Me llevaste de la mano, pero me soltaste, cuando ya era necesario vivir por mi parte

Nunca entendí eso. Hasta ahora, que tengo hijos por cuidar

 

El tiempo no pasa en vano… tu caminar sobre él, te convirtió en la persona que eres

El tiempo está pasando su factura, está cobrando su IVA

Pero los intereses lo disfrutamos como familia, gracias a ti

El tiempo apremia, el tiempo enseña, el tiempo cura, pero también quita

 

El tiempo es egoísta, cruel y pretencioso

Nos provee de algo bueno por un determinado momento, para disfrutar

Pero luego, ese momento alegre nos lo quita, para luego llorar

¡Oh cronos!  ¿Por qué eres así con nosotros tus hijos?   

 

El tiempo te vio crecer, te vio formarte como el hombre que fuiste y eres

Te enseño el buen caminar, y nunca extraviarte por las rutas cortas

Pero también, te quito vida y juventud, te quito salud y gozo

Te quito fuerzas, te quito alegría, te quito tu simpatía, y otras… que no quiero recordar

 

¡Viejo! Lamento como te encuentras ahorita.

No sabes el dolor que sufre mi alma al verte conectado con tantos tubos

Quiero ayudarte, sin embargo, mis manos están atadas

Mi corazón quiere ayudarte, sin embargo, mi mente aturdida, no sabe que hacer.

 

¡Viejo! lloro todos los días, extrañando llegar a casa y no oír tu voz

Extraño cuando cuentas tus anécdotas de joven, y las sabias palabras que siempre nos guían

Extraño no poder retroceder el tiempo y disfrutar tu compañía por más tiempo

Extraño esos momentos cuando íbamos por un café y hablar por horas y horas

 

Extraño verte sonreír y las carcajadas que dabas en la casa junto a mi madre

Extraño verte sentado en la cocina, en la sala, en el pórtico, en todas partes

Extraño tus palabras de aliento, que nunca me faltaron

Viejo, fuiste, eres y serás mi más grade admiración. Lamento no ayudarte en estos momentos

 

Todos los días que te visito, y te veo conectado a tantos tubos, mi alma se quebranta

Llora al verte sufrir, pero tengo que ser fuerte por fuera, aunque por dentro este destrozada

Quisiera darte mis años, pero no puedo. Quisiera darte salud, pero no puedo.

El sueño se aleja de mí, la angustia me invade, el temor me abraza, esperando lo inesperado

 

Viejo, eres sorprendente y fuerte. Hay días que te encuentras bien y me alegro

Hay días que te encuentras en delicadas condiciones y lloro de dolor y sin poder hacer nada

Cada vez que te dejo, siento que mi corazón se parte en dos, ¡No quiero dejarte!

Quiero estar contigo en todo momento, así como tú lo hiciste

 

Llego cansada a la casa, sin poder dormir, porque pienso en ti

De tanto llorar, al fin logro conciliar el sueño…

De forma súbita, suena mi teléfono y mi corazón se estremece

No quiero contestar, porque pienso que se complicó tu estado clínico

 

Temblorosa tomo el teléfono. Mi corazón late a mil por minuto

Mis labios se resecan, mi alma se quebranta, mis cuerdas vocales se tensan

Mis manos están tan temblorosas que no puedo contestar el teléfono

Empiezo a sudar de frio, mi mente se imagina lo peor, y no quiero contestar.

 

Viejo, creo que ya estas con el señor

¡No me abandones! ¡Qué haría sin ti!

Nunca pensé que iba a llegar este momento, nunca cruzó por mi mente este instante

Pero es la cruda realidad, donde tenemos que partir y descansar en algún momento

 

Y al fin…

Logro controlarme, y contesto…

Pero de lo nerviosa que estaba, no podía hablar bien, y tartamudeaba al hablar

Y al oír las palabras de la otra persona, lo inesperado sucedió, y mi corazón se partió

 

Las lágrimas de tristeza empiezan a rodar por mi mejía, mi corazón sufre de la noticia

El llanto brota como manantial. Grito de tristeza porque te fuiste

El dolor me invade, el sentimiento de verte se perdió. Las esperanzas se fueron

Mi cuerpo se quebranta, me quedo en la cama y lloro amargamente porque te fuiste ¡Viejo!

 

Luego mi mente, de tanto llorar me dijo. Deja de sufrir, Él está en el mejor de los lugares

Tomo mis cosas, me dirijo hacia el hospital. Quería verlo desesperadamente, porque sería el adiós

Y cuando llego, lo veo con su cuerpo desgastado. Arrugado. Sin su sonrisa.

Rompo en llanto nuevamente, porque gracias él, soy la persona de ahora

 

¡Viejo te fuiste!

¡No pude despedirme!

¡Sufriste! ¡Viviste! Gracias por todo lo que hiciste y todo lo que me enseñaste

¡Viejo! Nunca te olvidaré. ¡Gracias por todo!

 

Viejo, me harás falta en todo momento

Necesitaré de tus sabias palabras, de tus sabios consejos

Dejas un vacío en mi vida, en la vida de todos.

Ahora, estas en los brazos del señor. Y algún día, estaré a tu diestra.

 

 


0 Comment "Mi Viejo "

Publicar un comentario