Siempre Mejorando...


Veo pasar las horas a pasos agigantados, y el alba se asoma a lo lejos

No tiene compasión de mi persona, no guarda paciencia con mi ser

La noche estuvo cansada y dura, la fatiga me persigue por todos lados

El sueño me acosa, sin embargo, el estrés lo aleja de mis pensamientos

 

Desde las primeras horas del día, sabía que algo nuevo se iba a presentar

Sin embargo, no sabía que en la noche exhausto iba acabar

El alba esta tocando las puntas de las montañas, que hermoso es despertar

Los pájaros a los lejos, se oye el trinar, y juntos realizan un concierto que al cielo ha de llegar

 

Los minutos corren, cual marchista se creen

Mi trabajo aun no termina, porque mi tiempo, aun no ha de llegar

Otras personas, igual que mi persona, se encuentran fatigados por la faena

Pero es por bien de nuestros pacientes, a quien la vida debemos cuidar

 

El alba se asoma cada vez más, y los rayos del sol, alumbran el nuevo amanecer

El hambre se asoma, mis entrañas lloran, mi boca se seca, y mi cuerpo quiere descansar

Mis ojos cansados, cual piedra he de cargar sobre mi fatigado ser

Mis labios resecos, del manantial quieren beber, sin embargo, no he de tener

 

Pero no todo es oscuridad sobre esta tierra, porque ángeles siempre ha de haber

No poseen alas, sin embargo, Dios las puso en lugar indicado, como ha de ser

Siempre al cuidado de nuestro ser, y nunca nos abandonan, aunque hemos mal pagar

Porque tu corazón y tu creación tan grande, nunca has de abandonar

 

Mientras caviló en mis acciones y tareas, el mañana llegó

Inoportuna mañana ¿Por qué has de llegar tan rápido, si no he de pedírtelo?

Acaso no ves, que mi labor aún no he acabar

Y por la ardua y dura faena, mi cuerpo solicita descansar, sin embargo, no he de poder lograr

 

El hambre me asecha.

El hambre, compasión de mi no ha de tener

El hambre ataca mi tracto gastrointestinal

Y comida ha de querer, pero no tengo un bocado que ofrecer.  

 

A lo lejos oigo el tocar de la puerta hacia el recinto, y es un único tocar

Al abrir, entra un ser de mediana estatura, de tez morena, con el pelo recogido

Posee una mochila sobre sus espaldas y otra en la mano, mi proveedor acaba de entrar

Siempre vestida de traje de deporte, con ropa holgada, y colores oscuros, y una sonrisa hermosa

 

Al estar dentro del recinto, con voz fuerte la ovación del día da  

Y la dueña del lugar acaba de llegar

Presurosos y campantes, todo listo esta para entregar

Y su ropa especial, ha de colocar, para luego el servicio recibir, y con paso firme, el día continuar

 

Las horas y minutos presurosos, no perdona a nadie

Y mis tareas, están a punto de acabar

Presuroso alisto todo, para el servicio entregar

y justo al preparar todo, mi jefe acaba de entrar

 

Iniciamos el pase de visita. Iniciamos en orden ascendente

Y el machuque es el arma más temida, porque cualquier pregunta se nos puede hacer

Y tengo que estar listo para contestar y no quedar mal ante vuestro capitán

Y el conocimiento se adquiere, leyendo y preguntando, esa es la clave del éxito.

 

La odisea inicia, el momento ha llegado, y el cansancio no me ha abandonado

Los cambios sucedidos y habidos, se inician a pronunciar

El maestro preguntando y el alumno respondiendo

Cada paciente es un libro abierto, donde hemos de aprender.

 

Y la visita continua, una tras otro, siempre con la misma metodología

Durante el recorrido, el tiempo no perdona, y las horas vuelan sin cesar

El cansancio se acomoda en mi cuerpo, y no me abandona

El sueño se posa sobre mis ojos, y mis parpados se vuelven pesados

 

El dolor se acomoda sobre mis pies, y se ajustan a mi calzado, donde yacen cómodamente

El hambre vuelve nuevamente atacar, y no tengo como calmar su sed

Mis labios de tanto hablar, se resecan y a gritos quieren agua de manantial

Mi mente esta aturdido de tanto número, y ahora quiere descansar.

 

A lo lejos oigo su voz, siempre hablando tan dulcemente

Siempre corrigiéndome en todo momento, sin cesar

Siempre diciéndome que debo de hablar bien, porque el hablar con soeces, es inmaduro

Siempre viendo mi calzado, mi vestido, mi peinado. Siempre mejorando mi presentación

 

Oye mi estomago gruñir, y ella con paso presuroso, un bocado me ha de servir

Siempre cuidándome, siempre alimentándome, como una madre, que nunca me abandona

Siempre teniendo un bocado para mí, siempre preocupado por mi alimentación

¿Qué yo haría sin ella? ¿Qué haría yo sin mi ángel guardián?

 

¿Sobreviviría un día sin ella? La respuesta, quedara en el tintero

Han pasado varios meses y años desde que la conocí, y siempre ha sido una madre para mí

Ha sido mi madre postiza durante este tiempo.

Ha sido la persona que siempre me corrige, aunque muchas veces responda mal.

 

Y no solo he sido yo. También lo ha hecho con todos

Siempre viendo y velando por nuestro bienestar

Siempre velando que comamos, que descansemos y que mejoremos día a día

Siempre resolviendo nuestros problemas, y solucionando problemas con papelería

 

Eres nuestro ángel guardián

Que Dios mando del cielo. Siempre cuidando de nosotros

Nunca nos abandones. Nunca cambies con nosotros. Gracias por ayudarnos en todo momento

Has tenido muchos hijos, y somos y seremos buenos, gracias a tu guía

 

Y hoy, hete ahí sentada, oyendo este homenaje

Todos aportan su granito de arroz, para darte una parte de su corazón

Todos colaboran, hasta nuestro jefe, porque sabe que eres una persona idónea

Hemos preparado estos humildes alimentos, pero con el corazón lleno de agradecimiento

 

Y para terminar… tus lagrimas vi derramar y tu voz quebrantar

Tus palabras acurrucadas en tu voz, no querían salir a viva voz

Estos momentos has de guardar, y nunca olvidar

Porque tu familia, siempre contigo ha de estar y en nuestro corazón te hemos de llevar.

 

 

 

 

 

 

 

 


1 Response to "Siempre Mejorando... "