¡Ya es hora!



Tengo sueño. Mi cuerpo se deja vencer, ante la necesidad de dormir.
Y preguntándome ¿Qué hora es?
Una interrogante que realizo mil veces al día
Y busco mi celular, para observar la hora, y observo, que ya es hora.

El sueño llega a posarse sobre mis hombros y me canta una canción de cuna
Mis ojos dejan vencerse por la voz dulce y angelical que se oye en el ambiente
Mis sentidos entran en modo avión, y me desconecto del mundo
Mi encéfalo, inicia a crear sueños fantásticos los cuales no sé, si son realidad o fantasía

Entre todos los sueños encontrados, logré observar que muchos ya están realizados
Otros… proyectos a largo plazo
Otros… sueños incompletos, porque aún no estoy seguro de ponerlo en marcha
Pero hay uno… que esta a punto… Corrijo. Ya culminó.

Al encontrarme con ese sueño, y al acércame…
Logro contemplar que es tal y como lo imagine…
Nunca pensé que iba a brillar tanto, que hasta las estrellas estén celosas de su destello
Es grande, es ostentoso. Es por todo lo que había trabajado todo este tiempo

Allí esta… Reluciente… Tierno…
Y cuido que nadie lo dañe. Porque no saben todo lo que sufrí para llegar donde estoy
Mis ojos al contemplarlo, no pueden contener el llanto, y las lagrimas inician a brotar una tras otra
Hasta formar un nacimiento de agua cristalina, como agua de roca.

Mi alma también comparte ese deseo, uniéndose con mis ojos.
Mi mente quiere expresar algunas palabras, para dar a entender que también está feliz
Pero mi voz es traicionera, inhibiendo mis cuerdas bucales, y no puede expresar palabra alguna
Lo  único que logro hacer, es llorar de alegría y felicidad, por estar aquí…

Mientras me encuentro celebrando mi objetivo alcanzado
Vislumbro a lo lejos, otro sueño, de las mismas características que la mía
Preguntándome ¿Qué estará pasando por allá?
La incertidumbre me acecha. La duda me invade

Quiero saber que pasa, y a un paso de mi sueño
Se encuentra un árbol llamado familia, que me sustentó durante el recorrido.
Logro treparme hasta lo mas alto, para observar ese brillo que se observa a lo lejos
¡Pero que veo…! existen otros sueños iguales al mío.

Quedo pasmada, ante tal hallazgo
Inicio a descender del árbol, y lo hago apoyándome sobre las ramas, llamados: amigos
El viento sopla fuerte, pero no tengo miedo, porque estoy sobre un tronco fuerte, llamado, Dios
Observo las flores del árbol, y estas son muchas, y todas esas flores, son las amistades que hice

Una vez en el suelo. Corro hacia los demás lugares, hacia los demás sueños
Y al ver, que todos tenemos los mismos sentimientos, nos abrazamos y lloramos de felicidad
Pero no solo de felicidad. También lloramos de tristeza, porque dejamos muchas cosas atrás
Nos abrazamos como familia, una familia que logramos hacer en este lugar.

Pasado cierto tiempo, nos sentamos todos, e iniciamos a recordar anécdotas del pasado.
Hicimos un círculo, viéndonos frente a frente.
Recordamos de las cosas que vivimos, las cosas que sufrimos, las cosas que nos hicieron llorar
De las peleas, de los malos entendidos, de los disgustos. Pero todo eso quedo en el pasado.

Mientras hablaba, mi sentido del olfato empezó a detectar un aroma agradable
Aroma a comida casera. Amo la comida casera. Porque me recuerda a mi casa.
Mi paladar está preparado para degustar la comida
Mi estómago, dispuesto a recibir tal manjar preparado con esas manos angelicales.

Todos estábamos sentados, cuando alguien se acerca. Nunca lo había visto
No pronuncia palabra alguna, y se sienta a mi diestra
Y yo con ojos de desconcierto, lo miro, y él únicamente me muestra su mano derecha
Luego de una pausa… comprendí que es el tiempo.

Y le pregunte ¿tiempo que quieres de mí?
Me señala los sueños de los demás, y la mano nuevamente.
Y pronuncia estas palabras: es tiempo de despertar, es tiempo de hacer realidad este sueño
Y despierto bruscamente… rápidamente reviso el celular, y digo ¡Ya es hora!

Dirijo mis pasos uno por uno, dando un paso redoblado
Llego hacia el intensivo, y me dirijo hacia la unidad de coronarios
Y veo a todos mis compañeros allí, todos están esperándome. Todos felices
Todos están nerviosos, porque es el ultimo día en este ínclito lugar.

Porque será nuestro último día. En este lugar que nos vio crecer.
Al lugar donde dejamos muchas cosas, dejamos sueños y dejamos metas
Al lugar donde nos vio crecer, y nos vio dar lo mejor de nosotros.
Pero ya va a empezar la actividad. y estoy nervioso. Porque sé que será una día memorable.








0 Comment "¡Ya es hora!"

Publicar un comentario