Te Has Convertido En Mi Vida



Siendo el último día de la semana del mes previo a la semana mayor, del año pasado. Estaba un residente de medicina interna en su primer año, en sus primeros servicios. 

Ese día. El joven residente se encontraba fuera del hospital, porque era feriado. Él se encontraba en la casa descansando, haciendo los quehaceres de la casa, además del descanso correspondiente.

Él sentando en ese momento, sobre una silla de plástico, recostado, viendo y revisando su teléfono. Revisando Facebook, buscando nuevos memes que sean graciosos para luego mandárselos a sus contactos. Es característico de él. Aunque hay algunos que no entienden los memes, aunque el chiste es muy obvio.

Luego de revisar y mandar memes a ciertos contactos. Ve que entra un mensaje de la jefa de la emergencia. Donde dice: ¿cómo es posible, que dejes muchas recetas pendientes de hacer haciendo que el turno se recargue más? Al ver el mensaje. El joven residente rápidamente se acomoda en la silla de plástico, responde que lo arreglara lo más pronto posible. Una vez enviado el mensaje, encendió su computadora y lo arregla. Para evitar problemas posteriores, y no recargar el turno.

La jefa de emergencia, de ese entonces, estando en su tercer año de residencia, de la especialidad más bonita del mundo, y que es la madre de todas las ciencias. Era compañera, mejor dicho, amiga, cómplice, hermana, de otra residente de tercer año. Ambas, siempre ayudándose en todo momento. Siempre unidas, siempre juntas, desde el primer año. Siempre compartiendo gustos y disgustos. Compartiendo comida, hambre, sueño, desgracias, peleas, ingresos y evoluciones. Siempre cuidándose las espaldas. Para que las personas que estando de jefas de ese entonces no las molestasen, y así pasar el día lo más tranquilo que se pueda.

¡Pero No!

Siempre tiene que haber algo, que se lo reprochen a uno constantemente. 

¿El Motivo? Buscar destruir esa amistad que se ha creado desde hace varios meses. Y otros motivos, que al momento desconocemos.

Luego, todo transcurre con normalidad nuevamente.

Pero no todo es color de rosa. Revisando el rol enviando, observa que se le fue asignado el servicio de encamamiento. 

Al ver dicho rol. Ella tan apaciblemente menciona: ¡Me toca servicio!

Lo toma con tal calma, con tal armonía, con esa paz y tranquilad que la caracteriza, diciéndose a sí misma. ¡Les demostraré que yo puedo hacer lo que pongan, y lo que me proponga!

Llegado el mes mencionado, como cualquier residente de servicio, realiza todas las actividades asignadas. Pasar visita, realizar evoluciones, ordenes medicas, trámites administrativos, tramites médicos, entre otros. Y así… el mes transcurre rápidamente. Hasta finalizar el mismo, sin ningún problema. Siempre con la ayuda de su hermana residente.

¿Quién es la hermana residente que ha estado con ella en todo momento? 

La respuesta: ella identifica quien es, sin necesidad de mencionar nombres o apellidos. Y se distingue la amistad rápidamente, al verlas caminar por los pasillos del hospital. 

¿Pero quién era la jefa de emergencia en ese entonces, del que se está hablando?

…Ella como cualquier residente, es especial.

De estatura promedio. de complexión delgada. El pelo largo, negro y crespo. Que siempre anda con cola, De tez morena, liza, bien cuidado, se nota a simple vista. Tiene voz suave, agradable, amena.

Durante los turnos, por ser una persona delgada, siempre sufre de frio. Siempre carga una chumpa delgada, de color gris, con franjas verticales de color rosado, que la caracteriza, el cual hace buena combinación. Y sobre ella su bata blanca. Cuando habla, dice las cosas tan armoniosas, y tan gentiles, haciendo que todo el personal presente en el servicio donde ella se encuentra. Realizan las cosas con tal paz, que todo se hace rápido y eficiente.

Cuando escribe, su letra es bonita, redonda, de buena caligrafía, haciéndola especial. La letra es tan bonita, que todos quisieran tener la misma letra.

La joven residente ha tenido muchas aventuras, tanto bonitas como desagradables. Conoció al amor de su vida durante su estancia en el hospital y surgió el amor, y luego contraerá nupcias.

Ya eran los últimos meses del año, estaba feliz, contenta, emocionada, porque dentro de su interior, se decía: quedan pocos días, pocas semanas para terminar este calvario, este tormento.

¡Qué alegría! ¡Qué emoción! 

Ya seremos jefa de grupo, y nadie molestaran a las hermanas residentes.

¡Pero No! ¡No, No y No! No fue así.

El destino, ¡No las escucho!

A finales de mes reciben el rol del mes siguiente, y para sorpresa de todos, y más de ella. Le toca rotar por emergencia, y de compañera otra residente, que ha sufrido igual que ella, ha sufrido tanto que lastimosamente tuvo un trágico final.

Ese mes, fue el peor de todos. 

Estando solo 2 persona en la emergencia, realizando ingresos, pasando visita, viendo pacientes en la clínica, turnando sola, realizando ingresos sola, sin ayuda de nadie. Y su compañera, amiga, hermana, también estaba ocupada en otro servicio, haciendo que las 2 estén atadas de manos, y no poderse ayudar. Era triste, caótico, deprimente. Pero al recordar todo eso… ahora… es un recuerdo y nada nada más. 

Inicia un nuevo año. Un año de cambios, un año de oportunidades. Un año de nuevas metas. Nuevos sueños. Todo nuevo…

Ahora, todo lo que se había vivido, queda únicamente como algo que nunca volverá a pasar. Aquellas personas que las hicieron sufrir, llorar, hasta maldecir. Quedan en el pasado. Y se cierra un capítulo más de la vida, de la jefa de grupo, que orgullosamente tocara ser de ahora en adelante.

Iniciando el año, se les fue asignado un nuevo rol. El cual, a disposición del jefe de residentes actual, se decide optar por asignar un rol, que este durara 3 meses, con el objetivo, de llevar un plan piloto.

El joven residente, mencionado a inicios de la narración, ahora asciende al año inmediato superior. Y por fortuna de él, le tocara turnar con la jefa de grupo, por estos meses.

El residente. Ahora toca rotar y turnar por el servicio de intensivo. Quien por fortuna de él. Tiene una gran mentora, alguien que le enseñara que todo se aprende, con paciencia, lectura, pasión, persistencia, amabilidad, trabajo en equipo, entre otras cualidades que la caracteriza, siendo unas de las personas especiales de este año.

Ella con la paciencia que la caracteriza, y con la nobleza de su corazón, haciendo que cualquier persona quiera turnar con ella, porque siempre ha gustado la docencia, la paciencia para explicar, entre otras cualidades.

El residente que estaba turnando con ella, era despistado, distraído, confiado, y con un vocabulario que no entraremos en detalles, solo cabe mencionar que tiene un vocabulario expresivo. ¡Muy expresivo!

Él al principio tomaba decisiones sin el consentimiento de ella. Iba a comer, sin avisarle. Salía a traer cosas al carro, sin notificarle. Entre otras barbaridades. En fin… ella al notar eso, decide colocar un alto.

Pero lo hace de una forma tan amena, tan tranquila, tan… ella. Al oír la llamada de atención, el residente, respeta lo que se le indica y ahora en adelante, todo lo que se haga, tiene que ser con el visto bueno de ella. Y así… todo marchó bien durante esos meses.

Ella tiene la capacidad de enseñar, haciendo que todo lo complicado, aunque se haya leído varias veces, simplemente ella lo explica de una forma tan sencilla, que todo lo complicado, se vuelva fácil y entendible.

Ella, nunca abandonó al residente, siempre está atento a todo lo que pase, atento a que las tablas estén bien llenas. Que los signos estén al día, y que nada se pase por alto. Siempre preguntándole al residente ¿Qué opinas tú acerca del caso? ¿Cuál es tu análisis? Entre otros cuestionamientos que surgen durante el turno. Haciendo que el residente lea acerca de las patologías presentes en ese momento.

Ella… siempre toma la iniciativa de realizar los OTOA’s, sin que el residente le pida favor que le ayude. Ella… inicia a evolucionar. 

Busca una silla, se sienta, con papeleta y tabla en mano, busca su lapicero, busca la hoja la evolución. Toma el lapicero con la mano derecha, se arremanga la chumpa característica, hasta llegar al codo. Revisa… lee… analiza los diagnósticos nuevos, y el comentario previo. Toma una nueva hoja de evolución, se acomoda sobre la silla, se acomoda nuevamente el cabello, toma su celular, y la coloca sobre la mesa, viendo constantemente, porque en cualquier momento, el amor de su vida, la llamará o le escribirá, para preguntarle ¿Qué Quiere de comer? ¿Qué se le antoja degustar de almuerzo o cena? Y ella, cuando observa el mensaje o la llamada, su expresión cambia y se observa lo feliz que se encuentra, expresa una sonrisa de oreja a oreja, sus ojos brillan, su voz cambia. Y ella… emana felicidad y alegría.

Al terminar la llamada, recoge el lapicero con la mano derecha, toma la hoja de evolución, e inicia a colocar los piecitos y el encabezado correspondiente. Inicia a escribir, mientras lo hace, analiza detenidamente cada diagnóstico, cambia el orden del mismo, porque hay que actualizar diagnósticos. Una vez hecho eso, inicia con el examen físico. Y cuando inicia el comentario, es cuando inicia la magia del intensivo… comienza con los parámetros ya clásicos de las hojas de evolución, iniciando con lo hemodinámico. Describiendo, analizando, sacando conclusiones del por qué o para que tiene ciertas soluciones, medicamentos, parámetros ventilatorios, antibióticos, sedación, analgesia, entre otras cosas. E indicando al residente, que todo tiene que ir justificado, todo que ir por escrito, porque lo escrito es lo que cuenta. El residente, atento a lo que ella dice, toma eso y lo guarda en su disco duro.

Al terminar la evolución, revisa nuevamente las tablas, observando que todo esté en orden. Y al observar que todo se encuentra en orden, y que el residente no tenga dudas al momento, decide ir a comer, porque su amado ya llegó con la comida solicitada y para degustarla junto a él. Haciendo que ambos, estén conectados uno con el otro.

Y así pasa el turno… todos los turnos, los tres meses. 
Y en cada turno, siempre hay cosas que aprender, cosas nuevas que ver, cosas que medir. Siempre dando docencia, siempre atenta, amable, tranquila, con voz dulce y melodiosa, paciente. Y así… transcurrió todo el año. Hasta hoy.

En uno de tantos turnos. Que no había mucho que hacer, de hecho, todo estaba tranquilo. Decide sacar un catálogo, donde puede observarse los preparativos de la boda del año. ¡Qué Nervios! ¡Qué emoción! ¡Qué alegría! Todo lo que se tiene que hacer para poder lograr ese sueño, que toda mujer llegara a realizar, el día de su boda. Es tanto la emoción, que lleva aproximadamente 1 año en realizar todos los preparativos, de lugar, comida, vestidos, damas de honor, comida, flores, iglesia, invitados, música, y demás cosas. Y lo más estresante, que todo salga bien.

También no se puede dejar atrás las tradiciones y costumbres, que en toda boda se realiza: algo nuevo, algo prestado y algo azul. El pastel de bodas. Marcha nupcial. Ramo de la novia. El velo. Vestido de novia y la liga. No mostrar el vestido antes de la ceremonia. Lanzar el ramo. Lo votos de matrimonio. El anillo. Entre otras costumbres y tradiciones que no se olvidan.

En fin… hay mucho de qué hablar y comentar. Pero al final de todo esto. Ella se convirtió en la internista que tanto deseaba ser. Y próximamente… gastroenteróloga. Sin olvidar a su hermana que siempre estuvo a la par de ella, en todo momento. Como hermana que es. De hecho... es más que eso.

Ahora… se nos casa. Iniciará una nueva vida junto al hombre que siempre ella soñó. Y nunca pensó que cuando estaba de externa, y él de residente, se iban a enamorar tan profundamente, y decidir pasar el resto de sus vidas juntos, hasta que la muerte los separe. Estando siempre en la salud y en la enfermedad, pobreza o riqueza, y en demás situaciones, demostrando que el amor, todo lo puede vencer, todo lo puede superar, todo… absolutamente todo. Y no hay nada más fuerte que el amor, que se profesan uno al otro.

Él… el hombre que siempre deseo tener a su lado. El macho alfa, lomo plateado, pecho peludo. Voz de espartano.

Él siendo líder, carismático, quien la inspira, le crea admiración, siendo un genio, optimista, protector, pro activo. Entre otras características, que solo ella conoce.

Él… es el hombre más afortunado de este mundo. Porque se ganó el corazón de esta bella dama, que es única. Por todas las características ya mencionadas, y otras que solo él conoce.

Ella… preparada para el día más especial de su vida. Teniendo todo preparado, el vestido, el peinado, su maquillaje, el ramo de flores, el velo, la liga, los zapatos, sus votos, lo nuevo, lo viejo, lo prestado, etc. Ella imaginándose días previos, caminando hacia el altar, con el vestido que tanto costo encontrarlo, el ramo sostenido en sus manos, el rostro cubierto con el velo, llena de aire, casi solemne, caminando feliz y nerviosa con un gesto lleno de parsimonia.  Para que Dios, sea testigo de la unión de estas dos almas que han luchado por estar aquí. Y entregar sus vidas, para que de ellas hagan una sola, hasta el final de sus días. Y decirse el uno al otro… eres y serás el amor de mi vida.

ALXA… este residente. Agradece todo lo que le enseñaste. La paciencia, el tiempo que tomaste para explicar las cosas, para ver que todo marchaba bien, que todo salía bien. Agradezco el tiempo que te tomabas para estar a mi lado explicándome ventilación mecánica, sobre gases arteriales, a la par del monitor de Swan Gangz, explicándome cómo funciona, que parámetros debo modificar, y lo más importante, qué hacer con esos datos.

Gracia por el tiempo, que nos dedicaste a la docencia, al pase de visita, para explicarnos una y otra vez las cosas, aunque muchas veces no entendíamos que sucedía. Pero con tu paciencia, y tus conocimientos, aprendimos. Y son cosas que se llevan en el alma.

Eres y serás única. Eres y serás especial. Que Dios bendiga tu hogar, tu familia, tus proyectos, tus planes a futuro. Que todo lo que se haga, sea siempre bajo la dirección de Dios. Y que Dios te guié, te proteja y sobre todas cosas, que siempre sigas tal y como eres, sin perder tu esencia.

Tu prometido… supo ganarse tu corazón, tu alma, tu esencia. Supo ganarse a la mujer que el día de hoy está dirigiendo sus pasos hacia el altar, y Él, al ver esa hermosa persona, con el vestido tan hermoso, haciendo que ella sea la mujer perfecta para Él, la esposa, la ayuda idónea, la mujer que siempre soñó …Y Al llegar al altar, Ambos se miran, diciéndose el uno al otro:

“Eres mi mejor amigo, mi mayor confidente, mi amante incondicional y mi máximo deseo. ¿Te das cuenta? Te has convertido en mi vida”

0 Comment "Te Has Convertido En Mi Vida"

Publicar un comentario